COMUNICADO OFICIAL

EL COLEGIO DE ENFERMERAS DE COSTA RICA DEFIENDE EL MOVIMIENTO QUE PRETENDE REVISAR EL PROYECTO DE REFORMA FISCAL DEL PAÍS.

Ante los cuestionamientos y últimos movimientos sociales derivados de la tramitación en la Asamblea Legislativa sobre el proyecto de ley No.20.580, el Colegio de Enfermeras de Costa Rica realiza las siguientes manifestaciones:

  1. La población de enfermería profesional es un integrante de vital importancia dentro de la prestación de servicios de salud del sistema de seguridad social del país.
  2.  Que el desempleo y contratación técnica del personal profesional en Enfermería, es una realidad que afecta a nuestros colegiados y que provoca un rezago en la percepción de ingresos.
  3.  A partir de 2008 -último año en que se dio en el país un superávit fiscal-, se inicia un proceso de deterioro en las arcas públicas que se fijó en un 6.2% del PIB en 2017, nivel que podría crecer hasta un 6.6% si se incluyen los gastos asociados al cierre del Banco Crédito Agrícola de Cartago.
  4.  Durante ese período la deuda del Gobierno se duplicó pasando de un 24% del PIB en 2008 a casi un 50% en 2017.
  5.  En los períodos 2012-2017 y 2014-2017 los ingresos crecieron a un ritmo comparable con el aumento de la producción, pero los gastos aumentaron más que los ingresos superando éstos últimos los índices de la producción nacional. Estos datos presentan claramente el deterioro Fiscal que se pretende palear con el proyecto de Ley No.20.580.
  6.  Se ha establecido que la reforma afecta más a los hogares más pobres del país según los movimientos sociales recientes, lo cual es de esperarse al ser el IVA un impuesto que no es progresivo en su construcción. Al pasar del impuesto de ventas actual al IVA que se propone en el Proyecto de Ley No.20.580, se reduce la regresividad, siempre y cuando se mantenga la canasta básica al 0% de IVA. El paso del actual impuesto de ventas al IVA (con canasta básica al 0%) agrega 0.62 puntos porcentuales del PIB a la recaudación; en contraposición, a gravar con 2% a la canasta básica, ya que en ese supuesto habrá una ganancia de solamente 0.14% del PIB en recaudación.
  7.  Al aplicar un gravamen de 2% a la canasta básica, existe una posibilidad de devolver a los grupos de menores ingresos un monto que compense los mayores gastos en que incurren como resultado del IVA, posición indicada por el Gobierno, sin embargo, estos mecanismos de devolución pueden ser complejos y debe valorarse si los costos y dificultades administrativas de estas devoluciones resultan inferiores a los montos que se recaudan como resultado de la reforma.
  8.  Sin lugar a dudas el proyecto de Ley no resulta ser claro y desde el punto de vista de nuestra población profesional, el mismo podría constituir un mecanismo para empobrecer al sector más vulnerable de la población, situación que nos obliga a levantar la voz y solicitar un trato más justo y adecuado para los menos favorecidos, siempre en procura de que los servicios de salud nunca se vean afectados por la proletarización del empleo sin las condiciones necesarias para enfrentar el costo de la vida.
  9.  Invitamos al Gobierno y al Poder Legislativo a participar el en modelo en el ejercicio ciudadano y de abogacía para lograr una reforma fiscal país, en donde todos los sectores puedan participar y buscar de forma conjunta y armoniosa, los mecanismos que permitan que nuestro país salga adelante a las vísperas de la celebración del Bicentenario de la República.

 

San José, 18 de setiembre de 2018.

 

MSp. María Griselda Ugalde Salazar

Presidenta

COLEGIO DE ENFERMERAS DE COSTA RICA