Historia

 

 El desarrollo de la Enfermería en Costa Rica se inicia con mujeres religiosas, su preparación profesional era casi nula. La construcción del conocimiento en enfermería inicia a partir de conceptos religiosos, donde la disciplina estricta, la pasividad, la humildad, la virtud y obediencia son factores que marcan nuestra historia. En esta etapa la formación es asignada a médicos.
 En 1899 surge la primera Escuela de Obstetricia, con el fin de preparar personal especializado que contribuyera a bajar la alta mortalidad infantil de la época. El programa lo impartió el Dr. Carlos Durán, la sede fue el Hospital San Juan de Dios.
 En 1917 se funda la Escuela de Enfermería en el Hospital San Juan de Dios; dependía de la facultad de medicina, duración 3 años, sin requisitos de admisión en cuanto a escolaridad.
 En 1937 las enfermeras obstétricas se organizan como grupo, en respuesta a la necesidad de realizar luchas gremiales ante las malas condiciones socioeconómicas y laborales que debían afrontar. Nace la Asociación de Enfermeras. Josefa "Chepita" Brenes fue la primer Presidenta de la Asociación.
 
 Para 1949 el gremio está más organizado y en Asamblea General, después de 10 años de lucha se constituye en sindicato con nombre de Asociación Nacional de Enfermeras y Obstétricas ANEO, así se inscribe en el Ministerio de Trabajo. Cuando las Asociación se inscribe como ANEO la  Secretaria  General era la Srta. Teresa Anglada Roy, quien ya voló al regazo de Dios.
 
 En 1945 se realizó en el país un estudio de las condiciones de Enfermería, lo hizo la oficina Sanitaria Panamericana la principal recomendación fue la organización de la Escuela de Enfermería existente como una Institución independiente
 
Con Sra. Angela Lazo como Directora de la Escuela se realizaron grandes modificaciones en el plan de estudios, se equipó el primer laboratorio de enfermería para la práctica de las estudiantes. Se exigió la culminación del tercer año de secundaria para las candidatas.
En 1951 la Escuela de Enfermería se independizó del Colegio de Médicos, se le dio independencia administrativa, bajo el control oficial del ministerio de Salud Pública, se exigió el bachillerato como requisito de ingreso, se creó el curso de post-graduado para el título de obstétrica.
En julio de 1952 se creó el proyecto de entrenamiento para Auxiliares de Enfermería por convenio entre el Gobierno de Costa Rica y la O.M.S. donde intervino la O.P.S. como impulsor  del programa.
En 1963 la Escuela de Enfermería abrió sus puertas a los estudiantes del sexo masculino, se matriculan 2 hombres, se retiró 1 al inicio del curso por razones personales. El primer varón se graduó de Enfermero en 1966. Para 1972 habrían matriculado 11 varones, en la actualidad hay 521 hombres y 4869 mujeres inscritos(as) como enfermeros(as) en el Colegio de Enfermeras.
Luego de muchos años de ardua lucha, después de 5 años de afiliación a la Facultad de Medicina, el 2 de noviembre de 1972 el Consejo Universitario de la Universidad de Costa Rica aceptó a la Escuela de Enfermería como escuela anexa a la Facultad de Medicina, en esa lucha se destacó la Srta. Irma Sandoval Bonilla.

En agosto de 1973 se dio inicio al curso post-básico en Enfermería Psiquiátrica y Salud Mental, este es un paso de mucha importancia para la atención en ese campo de salud, esa fue el génesis de los futuros programas de licenciatura  y maestría en salud mental y psiquiatría que hoy conocemos.

Paralelo a la lucha por la superación académica y profesional, se dio un esfuerzo permanente por la organización gremial. En 1952 la Srta. Elena Quesada Saborío propuso a la Directiva de la Asociación que se iniciara un estudio tendiente a crear el Colegio de Enfermeras. Doña Elena se destacó también como Directora de Enfermería en el Ministerio de Salud y a nivel internacional recibió el máximo premio al honor otorgado por la Cruz Roja.

 El proyecto se publicó en el Diario Oficial la Gaceta el 30 de agosto de 1957. Se convirtió en ley el 4 de mayo de 1959. Srta. Estelia Marín fue la primera Presidenta.
 
 

 En 1960 el Estado donó un terreno al ANEO. En octubre de 1964 el ANEO se lo traspasó al Colegio según acuerdo de Asamblea General de la ANEO del 10 de octubre de 1962, condición de que el sindicato y el Colegio compartan el mismo edificio.

El 10 de junio de 1967 se colocó la primera piedra del actual edificio del Colegio de Enfermeras. Es el 10 de junio de 1971, cuatro años después que se inauguró el actual edificio.

 

En una época difícil de grandes luchas sociales en el país, un sistema de salud en proceso de crecimiento y desarrollo, dominado básicamente por hombres.

Enfermería creció como profesión, como dice la ilustre enfermera Haydée Gómez:

"Las Enfermeras desafiaron la historia"

Las Enfermeras y Enfermeros hemos hecho cosas muy buenas, hemos dado sobradas muestras de organización, el 12 de mayo 1984 se inició la primera etapa de la que hoy es uno de los centros de recreación más lindos de Costa Rica, el Club Campestre, sitio en Barrio San José de Alajuela, carretera a la Garita.

 En 1966 las Juntas Directivas del Colegio de Enfermeras y la Asociación Nacional de Enfermeras y Obstétricas, presentaron un proyecto de salarios al Ministro de Salud para ser llevado a la Asamblea Legislativa; fue rechazado por no tener un renglón  de salarios mínimos para el personal de enfermería. Estaban las profesionales catalogadas como "personal de servicios domésticos".

En agosto de 1967 se presentó la petición formal al Consejo Nacional de Salarios para establecer la fijación de un salario mínimo para el personal de enfermería, se aprobó fijando el salario mínimo en ¢1,100.00 (mil cien colones) sujeto a revisión cada dos años.

 

 A inicios de los años 80 la Asociación Nacional de Profesionales en Enfermería, es decir, el antiguo ANEO; logró la aprobación de la norma 107, esta fijó el salario profesional pero el Estado se negó a pagar. El Colegio consultó a la Procuraduría General de la República.

La Procuraduría contestó: "Nos interesa destacar la Enfermería en una disciplina científica y profesional en el campo de la salud y que consecuentemente son profesionales en el sentido más riguroso del concepto, quienes la ejercen de conformidad de las prescripciones legales que regulan la materia. Así son tan profesionales como lo son los médicos, los abogados, los biotecnólogos, los bibliotecólogos, los trabajadores sociales, etc. Todas estas profesiones estrictu sensu se encuentran debidamente reguladas por leyes especiales y sujetas al régimen y publicista de colegiatura forzosa con todas sus resultantes inherentes".